Cientos de renuncias y rumores de cierre en Twitter tras ultimátum de Elon Musk

Incertidumbre sobre el futuro de Twitter. REUTERS - DADO RUVIC

Última actualización 18 de noviembre de 2022 por Humana Noticias

Las partidas se multiplicaban en Twitter el jueves, al día siguiente de que Elon Musk, propietario y jefe de Twitter desde hace tres semanas, pidiera a los empleados que sobrevivieron a la primera oleada de despidos que eligieran entre dar «todo, incondicionalmente», o marcharse.

Un ambiente fúnebre reinaba este viernes en la red social de pajarito, con el hashtag #RIPTwitter encabezando las tendencias. Según varios medios de comunicación estadounidenses, cientos de empleados han optado por marcharse.

«Puede que sea excepcional, pero (…) no soy incondicional», tuiteó Andrea Horst, en cuyo perfil de LinkedIn aún se puede leer «Directora de la cadena de suministro (superviviente) en Twitter».

Añadió el hashtag «#lovewhereyouworked», que significa «Ama el lugar en el que trabajas», como otras decenas de empleados que anunciaron su elección en la plataforma.

La mitad de los 7.500 empleados del grupo californiano ya fueron despedidos hace quince días por el multimillonario, y unos 700 empleados ya habían dimitido durante el verano, incluso antes de estar seguros de que la adquisición seguiría adelante.

El jueves por la noche, muchos usuarios de la red social, incluidos antiguos empleados, periodistas y analistas, se preguntaban si el fin de Twitter estaba cerca.

Fiel a su estilo, Musk ironizaba sobre la situación.

«Y… acabamos de alcanzar un nuevo pico de uso de Twitter, lol», bromeó Elon Musk, que compró la plataforma por 44.000 millones de dólares el 27 de octubre.

También tuiteó una bandera pirata con calaveras y un meme , en el que aparecía un hombre con cara de pájaro azul posando delante de una tumba también enmascarada con un pájaro azul, como si Twitter asistiera de forma hilarante a su propio funeral.

 

Cierre de oficinas

El jueves por la tarde, Twitter advirtió a todos los empleados de que los edificios de la compañía estaban cerrados temporalmente y eran inaccesibles, incluso con una tarjeta de identificación, según una carta interna publicada por varios medios de comunicación estadounidenses.

«Las oficinas volverán a abrir el lunes 21 de noviembre. Gracias por su flexibilidad. Por favor, siga cumpliendo las normas internas absteniéndose de hablar de información confidencial en las redes sociales, con la prensa o en cualquier otro lugar», decía el mensaje.

 

 

 

El miércoles, Elon Musk pidió individualmente a los empleados de la red social que se comprometieran a «trabajar muchas horas a gran intensidad», «para construir un revolucionario Twitter 2.0 y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo».

«Sólo un desempeño excepcional merecerá una calificación suficiente», decía en la carta interna, vista por la AFP.

Los empleados tenían hasta el jueves por la tarde para pulsar la casilla del «sí», so pena de tener que abandonar Twitter con una indemnización correspondiente a tres meses de salario.

Este método es inusual incluso en Estados Unidos, donde la legislación laboral protege menos a los empleados que en muchos países desarrollados.

El jueves por la noche, se proyectaron mensajes contra Elon Musk en la fachada de la sede de la compañía en San Francisco, justo al lado del logotipo, entre los que se encontraban «Elon Musk, cállate», «Detengan el Twitter tóxico» o «Adelante con la bancarrota», según las fotos de Gia Vang, periodista de la filial local de la cadena NBC.

RFI