Reabren investigación sobre la muerte de Alejandro Pizano hijo del controler de la ruta del sol

HUMANA RADIO EN VIVO

Última actualización 31 de julio de 2020 por Humana Noticias

El juzgado penal transitorio de Funza (Cundinamarca) ordenó reabrir la investigación por los hechos que rodearon la muerte de Alejandro Pizano Ponce de León, hijo del exauditor de la Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano, en hechos registrados el 10 de noviembre de 2018.

En el fallo de segunda instancia, el juzgado avaló los argumentos presentados por la Procuraduría General en contra de la decisión del juez promiscuo municipal de El Rosal, emitida el pasado 19 de noviembre.

En este caso, el juzgado consideró necesario evaluar las líneas de investigación con el fin de verificar si la muerte de Pizano Ponce se trató de un accidente o de un homicidio. Las primeras indagaciones de la Fiscalía dieron cuenta que se trató de un accidente.

Alejandro Pizano y su papá Jorge Enrique Pizano.

Lo que trascendió, en su momento, es que el joven falleció días más tarde del sepelio de su padre, quien pereció por un infarto, según un dictamen médico. La muerte del joven se habría registrado luego de beber una de las botellas de agua saborizada que tenía su padre en su despacho en su finca de Subachoque (Cundinamarca).

Una vez ocurrió el deceso, sus familiares y testigos en el proceso aseguraron que Pizano Ponce manifestó que el sabor del agua no era similar a las que había probado en otras ocasiones, después de ello su salud empezó a deteriorarse.

Este tarro de cianuro se encontró en el apartamento de Jorge Pizano.

Tras su muerte, el informe de las pruebas forenses hechas por el Instituto de Medicina Legal dio cuenta que el joven murió por envenenamiento tras consumir una sustancia química.

En enero de 2019, el entonces fiscal, Néstor Humberto Martínez, consideró que la investigación habría arrojado que el joven había bebido el líquido que contenía cianuro y decidió archivar la investigación.

Vea también: Aterrizó en El Dorado y la cogieron señalada de homicidio

En ese momento la Procuraduría se opuso a tal determinación, por lo que interpuso un recurso de apelación ante el juzgado y tras más de un año después, el juzgado ordenó reabrirlo.

En este ocasión el juzgado busca que desde el ente investigativo se corroboren una a una las pruebas obtenidas en el proceso y finalmente concluya si se debe seguir el curso de la indagación o si por el contrario definitivamente se cierra.

Con información de: Colprensa

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*